NUESTRA CULTURA

Un poco de nuestra cultura
Posiblemente la imagen que tengamos del vasco sea la de un hombre serio, grave, corto en palabras, fiel cumplidor de sus compromisos, austero, respetuoso con la autoridad, incorruptible, honrado, de una gran tenacidad y amante por sobre todo de la libertad.

Al mismo tiempo la mujer vasca puede representársenos como una mujer de gran modestia, sostén de la familia y muy apegada a la misma. La historia, las instituciones y las tradiciones vascas nos permiten co-nocer el carácter de los vascos de ayer y también de hoy. Por ello repasaremos algunas de las tradiciones que identifican al pueblo vasco.

Música
Los vascos son conocidos en todas partes por su gran afición a la música. Se destaca la música dedicada al canto propiamente dicho y la dedicada al baile. Esta última se acompaña con un instrumento típico: el txistu de origen antiquísimo. La mayoría de las canciones cantables, son del tipo andante, cuya placidez y gavedad concuerdan perfectamente con el carácter vasco, nada propenso a exteriorizaciones ruidosas de alegría incontenible. Los vascos huyen de cantar al unísono sus canciones. Inmediatamente aparecen las diversas voces formando instintivamente acordes que la mayoría de las veces por el buen oído musical, son absolutamente armónicos.

Los Bailes
Pocos pueblos hay, que tengan la riqueza y variedad de bailes como el pueblo vasco. Cada región, cada localidad, tiene los suyos propios, sus tipicismos, y de ellos no se conoce su origen ni su antigüedad. La danza es para los vascos patrimonio de todos. Se baila en la plaza pública, en los domingos y días de fiesta. Tanto hombres como mujeres intervienen en las diversiones tradicionales y populares y antiguamente estos actos eran presididos por el párroco y el alcalde.
El vasco se manifiesta especialmente ceremonioso y fiel a sus tradiciones. Son inumerables los bailes vascos, pero entre los más conocidos y populares se encuentran:

    * el aurresku
    * el mutildantza del Baztan
    * la mascarada suletina

La Tamborrada
Un ejercito armado de barriles, cucharas, tenedores, con soldados protegidos con gorros de cocinero, unido a otro en el que los soldados van vestidos con uniformes del siglo XIX y armados, en esta ocasión, de tambores. Una guerra en la que lo único que suena es la música de tanto instrumento de percusión. No hay constancia clara de cuando empezó esta fiesta ni cuáles son las causas que motivaron su celbración.

Algunbos dicen que se conmemora la liberación de la cuidad de manos de las tropas napoleónicas. Una conmemoración llamativa, sobre todo si tenemos en cuenta que las tropas inglesas y portuguesas, entraron en la ciudad, la saquearon y la quemaron. Las causas ya no son importantes, lo único que queda hoy en día son las ganas de disfrutar que pone en marcha a los donostiarras el día de San Sebastián, patrón de la ciudad y cuya festividad se conmemora cada 20 de enero.

La boina vasca (txapela)

Aunque se discute su origen, y según algunos autores, es de introducción reciente, la. boina azul oscura o negra se ha usado desde hace algunos siglos. Cada persona la lleva a su manera y ha pasado a ser una prenda característica de la identidad vasca.

La alpargata vasca (espartin o abarketa)

Acostumbrado al baile ágil y ligero, a la pelota, a la montaña, el vasco empleó como calzado la alpargata. Confeccionada en suela de cáñamo y en su parte exterior en tela, atada con cintas, su ligereza hizo que muchos, sobre todos los pelotaris, la utilizaran en sus luchas deportivas.

Txartes o kapusai
Otras de las prendas muy usadas por los pastores de la montaña es el txartes o kapusai, especie de dalmática hecho en lana, que unido a las abarka-rnantarrak o paños de lana que envuelven las piemas, ayudan a soportar el frío de la montaña.

Objetos de la casa y de la agricultura
Entre los instrumentos del campo la laya, tan Utilizada por los campesinos para voltear la tierra donde el arado no puede trabajar, además de todos los utensilios que lleva nombre vasco, basado en la palabra aítz, la argizaiola, artisitca tabla tallada en la cual se envuelve la cera que arde en las iglesias sobre las antiguas sepulturas familiares y la ya célebre makilla, bastón y defensa, que algunas familias que la fabrican pasan de generación en generación.
 
El caserío
El caserío (baserri o basarri) es la casa rural del país vasco. Se considera caserío a la unidad de explotación agrícolo-ganadera con la vivienda. Como unidad de población dispersa, se halla más o menos lejano de los núcleos urbanos (kale). “Baserritar" es el casero, mientras que "kaletar", es el hombre de la ciudad.

Cocina
Si algo caracteriza al Pueblo Vasco es la excelencia de su cocina y la calidad de sus restaurantes, desde los más sofisticados a las mesas más humildes. La cocina tradicional vasca, de elaboración sencilla, basa su éxito en la calidad de las materias primas (pescados, carnes, quesos, etc). Paralelamente, la vanguardia se impone en la nueva cocina vasca, que incorpora nuevos ingredientes, aromas, texturas y combinaciones. Todos estos platos se riegan siempre con vino de Rioja alavesa, sidra o txakolí, los tres caldos característicos de Euskadi.

La cocina vasca está considerada como una de las mejores cocinas internacionales. Desde los platos más sofisticados hasta los más sencillos y tradicionales pueden degustarse tanto en los restaurantes regentados por los chefs más prestigiosos como en las tascas más populares. Comer en Euskadi siempre es un placer.

Sidrerías

Las sidrerías son normalmente caseríos, en su mayoría situados en Gipuzkoa, que cuentan con instalaciones para la elaboración y el embotellado de la sidra y con un espacio en el que se instalan las kupelas (barricas) y algunas mesas corridas para dar cuenta de sus especialidades (tortilla de bacalao, bacalao frito con pimientos verdes y chuletón a la brasa). La temporada comienza en enero y finaliza hacia mediados de abril. Durante estos meses, se ha convertido en una tradición para los vascos acudir a estos templos de la sidra para practicar el ritual del "txotx", sumamente bello y curioso: el propietario de la sidrería escoge una kupela y al grito de "txotx" invita a todos los asistentes a probar la sidra. El consumo del caldo es ilimitado.

Pintxos
Los pintxos son auténticas obras culinarias en miniatura. En numerosas poblaciones vascas existen zonas de tascas y bares especializados en la elaboración de estas joyas de la gastronomía. Habitualmente se suele acompañar el consumo de los pintxos con la práctica del "poteo", que consiste en tomar vinos, sidras o zuritos -pequeñas dosis de cerveza- de pie en compañía de amigos y cambiando de local continuamente.

La fuerza y la competición son dos valores muy apreciados por el pueblo vasco que durante siglos se ha desarrollado en unas duras condiciones impuestas por su entorno físico. Los deportes vascos, derivados de los quehaceres cotidianos de agricultores y pescadores, son por tanto deportes de fuerza, como, por ejemplo, las regatas de embarcaciones a remo, los cortadores de troncos (aizkolariak), los levantadores de piedras (harrijasotzaileak) o la pelota vasca, la modalidad deportiva con mayor proyección internacional.

Euskal Pelota (Pelota Vasca)
Se basa en rebotar la pelota en la pared frontal, pudiéndose ayudar con la pared de la izquierda.           

Arrauna
El remo tradicional vasco viene de la antigua costumbre ballenera de los vascos, donde los remeros de las diferentes regatas competían por llegar primeros hasta la ballena con sus traineras.
      
Deportes Rurales
Entre los deportes rurales vascos, las modalidades más practicadas son las siguientes:
      
Aizkolariak

Se trata de cortar madera con un hacha. Quien antes corte un numero determinado de troncos, gana,
 
Harrijasotzaileak
Levantadores de piedras de diferentes formas, pesos y tamaños. Se llega a levantar hasta 332 Kg de peso.
   
Idi-probak
Bueyes que arrastran piedras de unos 3.000 kg. En la prueba de arrastre de piedra se compite por quien tiene los bueyes más fuertes
      
Soka-tira
Dos equipos de 8 personas, asidos a los extremos de una misma cuerda, tratan de llevar continuamente al equipo contrario a su terreno.

EN ESTA SECCION

Euskera
Las personas creamos la lengua y ella nos permite vivir en sociedad. Nuestros antepasados crearon el euskera para entenderse entre ellos y para comunicar sus sentimientos y necesidades. Todos los seres tienen sus formas de expresion. El ser humano posee la palabra y por medio de ella, recorre el camino de la vida.
Lavalle 1718 - Piso 5º "D" - Ciudad de Buenos Aires - Provincia de Buenos Aires - Argentina - Codigo Postal: C1048AAP - TeleFax: +54 (011) 4372-3520